NUHACET GUERRA

    314

    Nuhacet Guerra no imaginaba mientras practicaba capoeira en el barrio durante su infancia que lo que comenzó como un hobby marcaría su trayectoria profesional como bailarín de danza contemporánea.

    “Hay que soñar. Hay que creer que puedes hacerlo”

    En una escapada relámpago a Gran Canaria desde Bélgica, ciudad donde reside desde hace unos años, Nuha nos cuenta como una serie de decisiones fueron fundamentales en su camino hacia la danza profesional.

    “Somos decisiones. Yo tomé la decisión, porque me gustaba la capoeira, de irme cada fin de semana al sur y eso hizo que luego cuando me encontrara con la danza tomara otra decisión”

    Durante su paso por escenarios nacionales e internacionales ha estado en todo momento apoyado y respaldado por su familia. En especial recuerda la figura de su padre, quien le enseñó el valor del esfuerzo y la lucha por los sueños.

    “yo sólo quiero que sepas una cosa. Hagas lo que hagas no dejes nada a medias”

    El proceso no ha sido sencillo pero sabe que ser de Jinámar no lo ha desviado de sus metas y objetivos.  Sólo necesitaba pasión para alcanzar el éxito.