LILI QUINTANA APOYA A JINÁMAR

    231

    La popular actriz Lili Quintana es otra de las figuras que se ha unido a la iniciativa “Soy de Jinámar”, que trata de mejorar la seguridad y bienestar, entre otras cosas, de los ciudadanos de Jinámar a través del Plan Integral del Valle de Jinámar.

    Su carrera artística comenzó cuando tenía 19 años, momento en el que decidió emprender un nuevo viaje para dedicarse profesionalmente al mundo del teatro. Antes, también estudió peluquería, aunque ya sabía que quería hacer teatro desde siempre, por lo que compaginaba dichos estudios con el grupo de teatro aficionado Tatagua, con  los que estuvo ocho años.

    Cuando se pudo permitir estudiar en la Escuela de Actores, ya tenía muchísimo trabajo en el teatro profesional, aunque a día de hoy confiesa que le ha quedado esa espinita, le hubiera gustado titular como actriz. Sin embargo, reconoce que el tema de las tablas en el mundo del teatro “es lo que te va formando y convirtiendo en actriz”.

    No obstante, sí que se formó mediante cursos y seminarios en el antiguo Centro Insular de Cultura de Gran Canaria. Fue ahí donde conoció a Frederic Roda, director de teatro y promotor de la cultura catalana, el mismo que le puso su nombre artístico.

    Luego marchó a Barcelona cuando decidió dedicarse profesionalmente al mundo del teatro. Fue ese mismo año cuando participó en su primer espectáculo de teatro profesional: Pauline y Clot.

    Entre tanto, compaginaba su participación en compañías de teatro profesional como con el  teatro amateur, incluso llegó a plantearse formar una compañía en un momento de su vida.

    Su popularidad comenzó cuando aterrizó en 2002 en la compañía Instinto Cómico, en TVE en Canarias, donde rodaron más de 60 sketches. No tenía nada que ver con la actual historia de Chona, su pensión, ni nada por el estilo. Eso empezó con el programa “En Clave de Ja” en el 2008, y con once temporadas cargadas de éxitos a sus espaldas, no hace falta ya grandes promociones para llenar un teatro, ya se llena por sí mismo.

    No obstante, en sus principios, costó. No fue fácil. La gente no iba por sí misma al Carrizal. Se invitaba a un grupo grande de personas y se llenaba como se podía el teatro para el rodaje. Pero luego, fue creciendo paulatinamente hasta convertirse en un extraordinario fenómeno social, del que todo el mundo hablaba por la calle y en los medios. Quizás, porque se juega un poco entre los estereotipos y la realidad canaria, exagerándola un tanto.

    También ha participado como presentadora en diversos programas de Televisión Canaria y Televisión Española en Canarias, ha intervenido como actriz en varios cortometrajes y dos largometrajes e incluso ha sido presentadora de varias galas del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

    Lili ha decidido involucrarse en la iniciativa #SoydeJinámar para apoyar al vecindario de Jinámar y a los proyectos que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la zona  a través del Plan Integral del Valle de Jinámar, denominado por los propios vecinos y vecinas del barrio Jinámar en nuestras manos.

    Rate this post