ÓSCAR RALUY

    Nunca me he olvidado de donde soy.

    288

    Óscar Raluy ha tenido la oportunidad de salir fuera  del Valle gracias al arbitraje de balonmano sin embargo aún hoy permanece en el barrio que lo vio crecer. Ser de Jinámar es parte de su seña de identidad y no quiere perderlo.

    Vivir aquí no siempre ha sido fácil.  Recuerda su  niñez sin agua ni luz pero está convencido que crecer así le ha aportado humildad y perseverancia para conseguir sus objetivos y hoy puede decir con  orgullo que le ha ido bien.

    “Es muy  reconfortante cuando sales de un sitio de aquí,  te das cuenta que los has tenido más difícil que otras, y  aún así estás donde quieres”

    Sabe, en primera persona, que “llegar a otros sitios” es posible, aunque no se tengan los medios, si se tiene cabeza fría y capacidad para luchar. Y este es el mensaje que le gustaría que los chicos de Jinámar recordaran. Confía en el futuro de sus hijos y los vecinos de la zona, sólo deben trabajar y seguir adelante.

    “Soy de Jinámar. Ésta es mi realidad y se puede”