VICTORIA PÉREZ

    175

    Conocemos a Victoria Pérez Castro, una vecina de Jinámar, que nos enseña que si realmente quieres hacer algo no importa la edad. Victoria es el vivo el ejemplo de quien quiere puede: a los 44 años se sacó el carné de conducir, a los 76 obtuvo el título de 4º de la ESO y actualmente no para de hacer deporte y de disfrutar de una de sus grandes aficiones, contar cuentos.

    Victoria Pérez Castro nació en Temisas, Agüimes, donde estuvo viviendo hasta tener un poco más de treinta años, luego se fue a Las Palmas, y al poco tiempo se estableció en Jinámar donde ha vivido casi 50 años y donde quiere seguir viviendo, porque desde que llegó se siente una más.

    “La Jinámar de aquella época era muy bonita, tenía la Iglesia, había un cine, tres tienditas pequeñas… y no habían más de 200 o 300 casas”, comenta recordando sus primeros años en el barrio. Durante su estancia en Jinámar empezó a trabajar en una casa en Las Palmas y luego se fue a la finca de los Manrique de Lara a trabajar en el almacén.

    Pero no todo iba a ser trabajar en esta vida, Victoria tiene una familia muy bonita formada por tres hijos, seis nietos y una bisnieta. Además, estuvo implicada en diferentes organizaciones de Jinámar:“Me fui a la asociación de vecinos, estuve muchos años, y luego estuve doce años en el Patronato”, comenta Victoria.

    para mí jinámar es todo

    Tras su etapa en el Patronato, Victoria empezó  a estudiar y se sacó cuarto de la ESO con 76 años: “Después de mis hijos y mis nietos el orgullo más grande que yo he tenido ha sido tener un título a mis 76 años, que estudié hasta cuarto de la ESO”, afirma Victoria.

    Y es que a Victoria, nunca le ha frenado cada, con 44 años, en poco más de tres meses se sacó el carné de conducir, y hoy en día sigue conduciendo, y prácticamente no puede vivir sin su coche.

    Tampoco para quieta en casa, hace poco empezó a hacer deporte con el grupo de actividad física comunitaria: “Yo no había venido nunca aquí, pero ahora como tenemos vacaciones y me dijeron que en el pabellón daban gimnasia, pues vine y ojalá hubiese venido mucho antes porque me ha encantado. Somos una piña. Estoy orgullosa de las compañeras que tengo”.

    Otra de las grandes aficiones de Victoria es contar cuentos: “Cuando chiquita mi abuela nos contaba cuentos”, algo que sigue haciendo.“A mí edad, que los niños chicos me acojan tan bien, es algo de lo que estoy orgullosa y no tengo palabras para agradecer lo que están haciendo”, comenta.

    Victoria adora Jinámar: «Para mí Jinámar lo es todo. Hasta el día de hoy puedo opinar que tengo muy buenos vecinos”. Además, Victoria ve que el barrio cada vez va a mejor y considera que Jinámar “tendrá futuro”.  Victoria nos enseña cómo nunca es tarde si realmente quieres hacer algo y desea que el futuro de Jinámar sea el mejor posible.

    VICTORIA PÉREZ
    5 (100%) 1 vote[s]